Consejos para mejorar la fertilidad masculina

La falta de fertilidad en la pareja es un problema que suele preocupar mucho, ya que un 15% de las parejas en edad fértil tienen problemas para concebir. En España alrededor de 600.000 parejas presentan problemas de fertilidad.

Estos problemas afectan casi en un 50% por igual a mujeres y hombre. Hoy queremos centrarnos en cómo podemos mejorar la fertilidad masculina, haciendo un breve repaso de los consejos que te pueden ayudar a mejorar tu fertilidad.

En general los problemas de fertilidad masculina se presentan cuando hay una disminución en el número de espermatozoides, cuando éstos no pueden ser liberados o cuando no funcionan adecuadamente.

En las farmacias se pueden adquirir test que miden la concentración de espermatozoides, aunque para conseguir resultados lo más exactos posible es recomendable acudir a un centro médico especializado que donde realicen un espermiograma.

Las principales causan que dificultan la fertilidad en hombres suelen ser:

  • estrés emocional mantenido
  • contaminantes medioambientales
  • exposición a calor durante períodos prolongados
  • anomalías congénitas
  • consumo compulsivo de alcohol o drogas
  • pocas o demasiadas hormonas
  • edad avanzada
  • quimioterapia
  • radiación
  • cicatrización a raíz de enfermedades de transmisión sexual
  • eyaculación retrógrada
  • tabaquismo
  • toma de fármacos como la cimetidina (para la úlcera) o la nitrofurantoína (para las infecciones de las vías urinarias)…

Sin embargo existen otras causas que están relacionadas con nuestro estilo de vida sobre las que podemos trabajar para mejorar los resultados.

Tomarnos las cosas con calma y disfrutar

Existen estudios que confirman que las personas estresadas y con muchas preocupaciones, son menos fértiles que las que viven más relajadamente. Las hormonas del estrés son contrarias a las de la fertilidad, ya que la naturaleza interpreta que este estrés está provocado por un entorno hostil poco favorable para la creación, así que decide postponer este momento. Así debemos evitar el estrés mantenido en el tiempo.

Elegir los días más fértiles

Es recomendable elegir los días más fértiles del ciclo de la mujer, que suele coincidir con los días centrales entre dos ciclos. En este momento el flujo vaginal es más abundante, más fluido y más elástico.

Elegir muy bien los alimentos que ingerimos

En general la dieta para favorecer la reproducción es similar a la dieta que debemos seguir para una vida saludable, aunque incluye algunos matices en cuanto a vitaminas y oligoelementos. Hay que evitar tomar:

  • fritos,
  • azúcar refinado,
  • grasas saturadas. Añadir que el exceso de cualquier tipo de grasas es perjudicial para la fertilidad.
  • comidas precocinadas
  • comidas que vienen envasadas en latas o plásticos

Por otro lado los ingredientes que si conviene tomar son:

  • verdura variada para asegurarnos el aporte de vitaminas, minerales y antioxidantes.
  • Omega-3 para mejorar la calidad del semen, este puede obtenerse de nueces, semillas de calabaza y semillas de lino.
  • Vitamina C y E: La vitamina C aumenta la motilidad de los espermatozoides. La encontramos en cítricos, mango, fresas, tomates… Y la vitamina E en aceitunas, aceite de girasol, sésamo, germen de trigo…
  • Ácido fólico (vitamina B9): es necesaria para la correcta reproducción de las células y la encontramos sobre todo en hojas verdes, legumbres y frutos secos.
  • Ácido Docosahexaenoico: ayuda a corregir fallos testiculares y aumentar la producción de espermatozoides. Son ricos en este mineral las alubias y frutos secos.

Ejercicio y vestimenta

El deporte mejora la movilidad espermática, pero cuidado que la actividad física extrema conlleva una disminución del número de espermatozoides.

En relación con la ropa debe ser de tejidos naturales y amplia en la zona genital para evitar el aumento de temperatura, ya que un excesivo calor deduce la producción de espermatozoides. Por ello tampoco es recomendable permanecer mucho tiempo sentado en el automovi, las estufas, tomar saunas y ducharse o bañarse con agua por encima de los 35º.

Rutinas

Debemos olvidarnos del alcohol si queremos mejorar la fertilidad. Estudios demuestran que consumir de seis a diez vinos o cervezas semanales reduce la fertilidad masculina en un 34%. Además, el alcohol dificulta el deseo, la excitación, la erección y la eyaculación.

Otro mal habito que debemos erradicar es el tabaco ya que puede reducir la cantidad y la movilidad de los espermatozoides además de acarrear impotencia y diabetes.

Reducir elementos tóxicos

  • Plásticos en los alimentos. Muchos envases alimentarios están recubiertos por tereftalato (PET), que interfiere la producción de hormonas masculinas. Conviene evitar los envases de plástico para alimentos calientes y el papel film.
  • Agroquímicos. Pesticidas, fertilizantes y herbicidas contienen xenoestrógenos (imitadores de estrógenos). Los estudios indican que quien consume alimentos ecológicos tiene una mayor concentración de espermatozoides.
  • Suavizantes. Los alquil-fenoxi-etoxilatos se asocian a la reducción del número de espermatozoides (se usan como espermicida diafragmas, condones, geles…). Los restos que permanecen en la ropa son absorbidos por la piel.
  • Parabenes. Se encuentran en cremas hidratantes, geles para el afeitado, lubricantes sexuales… y como relleno de pasteles, edulcorantes artificiales… Emulan la acción de las hormonas femeninas.
  • Ambientadores y perfumes. A menudo van unidos a ftalatos similares a los de los plásticos.

Además de estos prácticos consejos, puedes encontrar productos de parafarmacia que te ayudarán a mejorar tu fertilidad:

Como vemos, podemos poner mucho de nuestra parte para conseguir mejorar la fertilidad ¡adelante y disfruta de la paternidad!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *