Archivo de la etiqueta: perder peso

Perder peso a cada edad

Para perder peso, en cualquier momento de nuestra vida los dos elementos claves son la nutrición y el ejercicio físico. Sin embargo, cada edad tiene unas necesidades y es fundamental equilibrar correctamente ambos aspectos para no poner en peligro nuestra salud y obtener los resultados deseados.

La base a cualquier edad para conseguir este equilibrio es consumir los alimentos necesarios que nos aporten la energía que consumimos con el ejercicio físico.

Por esta razón, porque no hacemos el mismo ejercicio en cada etapa de la vida porque nuestro organismo no se recupera de la misma forma a cada edad, debemos ir ajustando nuestra alimentación a las necesidades de cada etapa.

Escolares y adolescentes

En la infancia y adolescencia, el principal problema para conseguir el peso adecuado es el sedentarismo. El uso de tecnología ha aumentado considerablemente en los últimos 10 años que hace perder muchas horas de juegos con actividad física.

La obesidad hay que tratarla desde la infancia ya que cuantos más años de evolución tenga dicha obesidad puede causar enfermedades crónicas de mayor gravedad.

Por todo esto es fundamental ayudar a los mas jovemnes  a incluir actividades deportivas en su retina. Concentrando entre el 20-25% de las calorías ingeridas por la mañana, ya que los horarios escolares concentran la mayor actividad física e intelectual por la mañana.

 

A los 20 años

En la década de los 20 como la percepción que tenemos de la salud es bueno, no nos cuidamos demasiado y mantenemos malos hábitos alimenticios: mucha comida basura, comida rápida con muchas calorías, grasas y azucares y pobre en nutrientes beneficiosos, lo que provoca obesidad en muchos casos.

A estas edades además no se suele practicar suficiente ejercicio: los estudios, la incorporación a la vida laboral, y el tener pareja suele distraernos y dejar en un segundo o inexistente lugar la practica continuada de ejercicio físico.

Entre los 20 y los 50 años la principal queja es que no tenemos tiempo para practicar ejercicio físico y cocinar de forma sana, pero esto no debe ser una excusa, se trata de salud, no sólo de belleza. Demos revisar el tiempo del que disponemos para hacer ejercicio y si además podemos practicarlo en compañía nos será más fácil conseguir la continuidad.

También debemos mantener una vida diaria activa: desplazamientos andando y menos en coche, bajarnos una parada antes o después de nuestro destino, subir mejor `por las escaleras que por el ascensor, etc.

La clave para perder peso es la continuidad y la progresión: conforme mejoremos nuestra forma física debemos aumentar la intensidad y duración del ejercicio. Jamás vamos a perder peso si mantenemos siempre la misma rutina.

No olvidemos que biológicamente el punto óptimo lo alcanzamos en los 25 años y a partir de los 30 comienza “un declive”.

 

A los 30 años

Cuando cumplimos 30 años comienzan algunos síntomas de envejecimiento como la aparición de las primeras arrugas o la caída del cabello, y es entonces cuando empezamos a preocuparnos por mantener un buen estado de salud, esto es lo positivo: que tomamos conciencia de que hay que cuidarse y por esta razón en esta década es cuando menos índice de obesidad encontramos.

A nivel nutricional es el momento de alejarnos de la comida rápida y la procesada, eligiendo productos naturales y recetas caseras. Debemos consumir más proteínas comiendo carne blanca sin grasa, leche, pescados azules y huevos.

A nivel físico, a los treinta comenzamos a perder masa muscular de manera suave por lo que debemos dar más importancia al ejercicio  físico cardiovascular, más que al deporte, y hacer ejercicios para fortalecer la musculatura.

 

A los 40 años

En esta década comienza a aparecer en la mayoría de las mujeres la menopausia y los problemas derivados del cambio hormonal. Así dependiendo del estado de cada mujer habrá que hacer algunos cambios nutricionales incorporando el calcio en la dieta. Las mujeres con osteopenia (densidad anormal en los huesos no tan baja como en la osteoporosis) suelen tener deficiencia de vitamina D3 y por ello no terminan de asimilar bien el calcio. Así que tendremos que suplementarla bien a través de algunos alimentos como tomando el sol (con precaución), para ello podemos hacer ejercicio al aire libre.

También es recomendable hacer ejercicios que fortalezcan los huesos como saltos, correr, pequeñas sentadillas con saltos.

A partir de esta edad hay que disminuir los ejercicios cardiovasculares ya que su exceso puede llevar a perder masa ósea y muscular, según algunos expertos. Sería recomendable tres días de ejercicio muscular y dos días de ejercicios cardiovasculares.

En el caso de los hombres a esta edad comienza la andropausia por la bajada de testosterona, por lo que se debe trabajar la fuerza muscular, destinando un 80% del ejercicio a trabajo muscular y el 20% a ejercicios cardiovasculares.

A nivel nutricional, tanto para mujeres como para hombres hay que aumentar un poco más el consumo de proteínas.

Sería recomendable en el desayuno tomar una tostada de pan integral con una tortilla mejor que hacerlo a base de hidratos de carbono. Por supuesto sin olvidar en nuestras comidas los carbohidratos integrales, frutas, verduras y carnes blancas.

 

A los 50 años

A esta edad cambia la cantidad de energía necesaria para mantener el funcionamiento del organismo, siendo necesaria menos energía. La composición corporal cambia y las necesidades metabólicas disminuyen por lo que hay que reducir la ingesta de calorías.

En los hombres es frecuente que se haya acumulado grasa visceral en el abdomen lo que implica un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares. De todas formas, con una adecuada nutrición y el ejercicio físico adecuado esta grasa es la primera que se reduce.

En una gran cantidad de mujeres ya se ha comenzado a manifestar la osteoporosis por lo que es importante practicar ejercicios de fuerza y comenzar a hacer ejercicios de movilidad articular como estiramientos, yoga, pilates, etc.

 

A partir de los 60 o 65 años

A esta edad hay que reforzar el aporte de proteínas debiendo ser de 2gr por cada kilo de peso corporal y no dejar de hacer ejercicio ya que la pérdida de masa muscular se acelera.

Las mujeres además deben practicar ejercicios de equilibrio para evitar caídas y roturas de cadera o fémur.

En esta etapa el perder peso se dificulta por el aumento del sedentarismo que hay que evitar a toda costa y tener una buena base nutricional que nos aporte todos los nutrientes necesarios.

Preparados, listos, ya: ¡operación bikini!

Con la recien estrenada primavera y la subida de temperaturas nuestros armarios se van llenando de ropas más ligeras y queremos estar a punto para ese temido momento de volver a ponernos el traje de baño.

Si no nos hemos vuelto locos y solo son unos poco kilos los que tenemos que perder, la operación bikini será llevadera, el problema viene si los abrigos, jerseys gordos y bufandas han estado escondiendo un aumento considerable de peso… ¿cuál es tu caso?

Lo ideal es poder contar con un año de antelación para poder alcanzar nuestro objetivo cuando queremos perder mucho peso y/o cambiar considerablemente nuestra forma física, ya que los cambios bruscos perjudican a nuestro organismo además de favorecer el temido efecto yo-yo en el que recuperamos rápido el peso que hemos perdido rápido. Además forzar un cambio fisico en poco tiempo física y psicológicamente nos va a pasar una factura elevada.

Hoy nos centraremos en una puesta a punto media, de forma que nos plantearemos elaborar un plan de acción, seguir un plan es la clave. Si to tienes una hoja de ruta elaborada lo más frecuente es que te aburras y desistas.

¿Cómo comenzar la operación bikini?

Lo primero que debemos hacer es mentalizarnos, tenemos que ser conscientes de que va a resltar duro cambiar nuestros hábitos pero tenemos que recordar en todo momento que eso es lo que queremos y el conseguirlo nos va a aportar (además de una mejora de la salud y de una figura bonita) una gran satisfacción, ya que el mérito será nuestro, lo habremos conseguido nosotros.

No se trata de adelgazar. Se trata de llevar una vida sana, con hábitos saludables. Y la consecuencia será la pérdida de peso y una mejoría considerable de nuestra salud y de nuestra forma física.

TRES PRIMEROS MESES

Al principio estableceremos las bases de nuestra planificación procurando que sea lo más equilibrado posible. E iremos interiorizando y fijando en nuestra rutina los hábitos saludables que nos hayamos fijado, tanto alimenticios como de ejercicio y salud en general.

CUARTO Y QUINTO MES

Seguro que ya hemos comenzado a notar unos cambios maravillosos en nuestro cuerpo.

Nuestros hábitos ya estarán más que asumidos y podemos ser un poco más exigentes aumentando la intensidad de los ejercicios físicos y eliminando más hábitos no deseables tanto en la dieta como en nuestra vida ordinaria: tabaco, horas de sueño, cosmética, etc.

SEXTO Y ULTIMO MES

Ahora ya te miras al espejo y ves unos cambios considerables, esa persona que comenzó la operación bikini y que está consiguiendo todos los objetivos intermedios estará muy motivada y se siente seguro mucho mejor consigo misma. Nuestra autoestima va en aumento.

Nuestro cuerpo no sólo es más bonito si no que también es más sano.

Y como último paso, el más importante: la constancia. Ya has comprobado que haciendo las cosas bien te sientes mucho mejor, por dentro y por fuera, así que hay que mantener estos nuevos buenos hábitos en el tiempo y mantenerse en los objetivos alcanzados.

Para hacer una buena operación bikini necesitas:

  • Actividad física acorde con un estado físico de partida así como con tus condiciones y circunstancias personales.
  • Actividad social, no lo hagas sólo el sentirte acompañado sobre todo en los primeros meses de reforzará en tu esfuerzo.
  • Alimentación: es uno de los grandes pilares de la operación bikini, pero no el único.
  • Descanso: dormir bien es fundamental para la salud y para nuestra línea, el dormir menos horas de las recomendadas en un adulto (8 horas) nos conlleva a engordar, además de no recuperar nuestro organismo con los consiguientes problemas de salud que acarrea.
  • Higiene personal y aspecto cuidado. Si el arreglarnos y vernos bien nos ayudará a mantenernos en nuestros objetivos.
  • Eliminar sustancias toxicas: eliminar el tabaco y el alcohol es fundamental para conseguir esa vida saludable que deseamos.

Tres consejos para la operación bikini:

  1. Constancia: no te saltes el plan que has elaborado ni un solo día.
  2. No tengas prisa, te hará perder la fe.
  3. Disfruta de todo lo que consigas, por pequeño que sea, es un paso que te acerca al objetivo final y lo has conseguido tú, solo tú.

¿Perder peso? reduce el consumo de calorías

Estamos en plena operación bikini y no solo debemos hacer ejercicio para perder peso, la dieta saludable es fundamental, pero conjuntamente debemos vigilar con lupa la cantidad de comida que ingerimos.

zumo naranja

Así que ¿quieres perder peso?

Pues para ayudarnos a disminuir ese consumo de calorías nos recomiendan los expertos de Runner’s World las siguientes pautas:

  1. Desayuno: toma una magdalena, pero no un boyo. Se trata de si el alimento que estás acostumbrado a tomar es adecuado lo que tienes que hacer es reducir la cantidad en la que lo tomas. Conseguirás reducir entre 100 y 250 calorías.
  2. Desayuno. En vez de la naranja en zumo tómala entera, te sentirás más saciado con la misma cantidad. Reducirás entre 40 y 110 calorías.
  3. Almuerzo. Aliña con aceite y vinagre o limón y especias, no con salsa espesas. Conseguirás sabor con muchas menos calorías. Reducirás en torno a las 118 calorías.
  4. Aperitivo: cambia la cerveza por una copa de vino. Reducirás unas 70 calorías.
  5. Cena. Cuando tomes queso de untar no lo hagas sobre galletas, utiliza endivias o apio. Reducirás 120 calorías.

Estos son pequeños trucos que nos ayudarán en el día a día a reducir nuestra ingesta de calorías. Recuerda que se trata que consumir menos calorías de las que quemas cuando quieres perder peso.

Y tu, ¿tienes algún truco más?

 

¿Quieres adelgazar?

Todas las personas, hombres y mujeres, en alguna ocasión hemos querido perder peso, bien sea por salud o bien por estética, pero es una realidad que todos nos hemos visto alguna vez con este objetivo como meta.

Y para conseguirlo todos los miles y miles de consejos y recetas mágicas que podemos encontrar se pueden resumir en dos:

  1. Comer menos y mejor
  2. Hacer ejercicio

Es muy fácil decirlo y muy difícil conseguirlo ¿a que sí? El ritmo de vida, el estrés, la falta de tiempo, las recompensas psicológicas que necesitamos después de un día duro, etc.

Es cierto, pero lo díficil no es imposible: existen muchos complementos de parafarcia que son nuestros aliados a la hora de conseguir nuestros objetivos y desde luego nuestro mejor comepañero de viaje en esta aventura de adelgazar es el profesional especializado: consulta siempre a tu médico y al farmaceútico, ellos sabrán aconsejarte en todo momento.

De todas formas, queremos acercarte un artículo muy interesante que ofrece una guía en la que siguiendo quince pasos podrás acercarte a ese peso ideal, vía Culturizando:

15 consejos para adelgazar… ¡que sí funcionan!

No hay nada más desmotivador que matarse haciendo dieta, perder 2 kilos y en un abrir y cerrar de ojos (dícese de un fin de semana de locura) aumentar 5 más. A esto los médicos, dietistas y nutricionistas lo denominan efecto yo-yo… para mi es solo mala suerte.

Para que esto no te pase hay una receta, no es una receta mágica porque el adelgazar no se trata de magia, pero son tips muy sencillos, que con fuerza de voluntad se pueden cumplir y conseguir los objetivos:
1. Comprender lo que significa verdaderamente “estar a dieta”
Muchas personas piensan que una dieta es una moda o algo que se hace de vez en cuando. La dieta, en realidad, es una nueva forma de alimentación y cambio de hábito para tener un estilo de vida más saludable el cual debería ser de por vida.
2. Evitar combinaciones de alimentos que pueden aumentar de peso
Si se selecciona comer carnes, se debe acompañar sólo con verduras, crudas o cocidas. Si se añade pan, galletitas, arroz, pastas u otras fuentes de hidratos de carbono, se tenderá a engordar.
3. Pensar en las calorías
Es necesario tomar en cuenta que no todos los alimentos contienen el mismo número de calorías. En este sentido, las proteínas almacenan poco, los carbohidratos regular, las grasas y azúcares casi totalmente. Por ello, las proteínas como, por ejemplo, los pescados (sacian mucho más que la carne, en especial, si lo haces al vapor o hervido) son excelentes para adelgazar.
4. Tomar 30 minutos para comer
Se recomienda tomar al menos 30 minutos para comer y se debe masticar cada bocado al menos 15 segundos concentrándose en su sabor. De esta forma el cerebro se dará cuenta de que el estómago está lleno. Si se come a gran velocidad, el cerebro no podrá percibir la saciedad y, por ello, se tenderá a comer de más.
5. Hacer mínimo tres comidas diarias
Para mantener el metabolismo activo, no se debe saltar la comida principal ni las dos colaciones diarias.
6. Engañar al hambre
Si, de pronto, se siente hambre, en lugar de comer una galleta azucarada o un helado, se puede consumir una zanahoria, pepinos, una manzana, un yogur Light o una taza de lechosa –papaya- picada lo cual ayuda a mantener el nuevo peso.
7. Dedicar un día a las frutas
Si se desea desintoxicar el organismo después de un fin de semana donde se ha roto la dieta, se puede escoger el lunes como el día de las frutas donde se podrá consumir especialmente las cítricas. Evitar el plátano o el mango porque contiene mucha azúcar.
8. No comer excesivamente en la cena
Según estudios realizados, la comida que más engorda en la que se consume en la cena. Por ello, se recomienda cenar de forma ligera.
9. Tomar mucha agua mineral
Es necesario acostumbrarse a tomar mucha agua natural. Por ello, se debe llevar siempre una botella y a lo largo del día se debe beber en pequeños sorbos un total de dos litros de agua.
10. Aprender a comer fuera de la casa
Si se debe comer en restaurantes con cierta frecuencia, se recomienda la selección de ensaladas sin mayonesa junto con las carnes blancas y suaves, preparadas siempre a la plancha o al vapor, con unas gotitas de aceite de oliva. La comida japonesa es una excelente opción ya que es sana, rica en vitaminas y baja en calorías.
11. Ser precavido al salir de copas
Si se sale de copa en el fin de semana, es importante recordar que las bebidas alcohólicas pueden engordar rápidamente. Por ello, se recomienda pedir un vodka tonic, elaborado con vodka, aguaquina y jugo de limón, ya que tiene muy pocas calorías.
12. Reinventar las pastas
La pasta con salsas industriales multiplica sorprendentemente el aporte energético. Sin embargo, si se desea consumir, por ejemplo, una pizza se puede hacer en casa sustituyendo la típica base por una integral, añadiendo alimentos menos calóricos como cebolla, pavo light, entre otros y agregando mozzarella baja en grasa.
13. Dormir el tiempo necesario
Es importante dormir lo necesario para sentirse descansado, ya que, según estudios realizados, si se duerme poco o mucho (menos de siete horas o más de nueve durante la noche) se altera el control del apetito porque se provoca una disminución de leptina (la hormona que reduce el hambre) y aumenta las secreciones de grelina (la hormona que la estimula). De allí la necesidad de dormir lo justo para no engordar.
14. Hacer ejercicios
No es necesario excederse haciendo ejercicios para rebajar de peso. Sólo con caminar 30 minutos diarios o nadar se puede adelgazar.
15. Perseverar en la meta
Es importante perseverar en la idea de adelgazar, pero si se cae en la tentación, no se debe abandonar todo el esfuerzo por un tropiezo. Se debe seguir adelante y perseverar en la meta. Además, privarse de todos los caprichos puede generar gran ansiedad. Si se ha comido un pedazo de pastel, se puede compensar haciendo ejercicio para eliminar las calorías de más.
IMPORTANTE: El contenido de esta nota es informativo y no suple el diagnóstico médico, por lo que no nos hacemos responsables sobre su uso. Recuerda siempre consultar con un especialista.
¿Qué te parecen estos consejos? ¿Los sigues? Cuéntanos tu experiencia y así otros podrán beneficiarse de lo que ya has aprendido. ¡Gracias!