Archivo de la etiqueta: dieta saludabble

complementos alimenticios y fertilidad

Cómo mejorar la fertilidad con complementos alimenticios: Seidivid y Seidiferty

Los problemas de fertilidad son cada vez más frecuentes. Por este motivo, te mostramos los complementos alimenticios para mejorarla.

El último estudio de la Sociedad Española de Fertilidad apuntaba que en España entre un 15% y un 20% de parejas en edad reproductiva (esto se traduce en unas 800.000 personas menores de 40 años) tiene problemas para tener hijos. Y se prevé que con el tiempo esta cifra fuera aumentando.

Muchos son los factores que los expertos señalan como causantes de estos alarmantes datos:   por ejemplo, el retraso en la edad reproductiva: actualmente en nuestra sociedad hay un desfase entre lo que es la “edad reproductiva biológica” y la “edad reproductiva social”, de tal manera que esta última comienza ya cuando la biológica está en claro declive.

Otros factores son enfermedades como la endometriosis, el síndrome del ovario poliquístico u otros factores clínicos, además de hábitos de vida no saludables, como el alcohol, el tabaco o la obesidad.

Y es que, a pesar de los avances de la medicina y la ciencia, cada vez encontramos más problemas derivados del actual estilo de vida y nuestros hábitos nutricionales y, en el caso de la fertilidad, no iba a ser distinto. En este sentido, diversos estudios coinciden en que el déficit de ciertos nutrientes afecta a la capacidad reproductiva, así mismo algunos “tóxicos” incluidos en los productos de alimentación.

problemas de fertilidad

Insistimos, en lo que se refiere a la fertilidad, la situación no es diferente y tanto las mujeres como los varones que buscan un hijo han de revisar sus hábitos nutricionales y corregir en su caso si hay algún desajuste, con el objetivo de mejorar su capacidad reproductiva.

Alimentarse de forma adecuada es clave para el correcto funcionamiento del organismo, además del sistema reproductor. Una mala alimentación puede afectar negativamente tanto a hombres como a mujeres que quieren concebir. Por ello es importante realizar una dieta equilibrada, adecuada y variada rica en macronutrientes, micronutrientes y suficiente en energía.

En resumen, la infertilidad es un problema muy común hoy en día y unos hábitos de vida saludable son vitales para la fecundación.  Estos acompañados de ciertos complementos alimenticios favorecen la concepción.

Hoy El Boticario en Casa os trae dos de estos productos que son un auténtico éxito de ventas en nuestra tienda online, con opiniones verificadas que hablan a partes iguales de la calidad el producto y del servicio que ofrecemos.

Seidivid Plus

Lo decíamos anteriormente: a veces, el fracaso durante el proceso de embarazo se debe a un déficit de nutrientes básicos para el correcto desarrollo del ovocito. Seidivid es el suplemento alimenticio, que contribuye al éxito de la fecundación a través del refuerzo de la calidad del ovocito.

Seidivid

La mezcla de una serie de «ingredientes» determinados, como son el myo-inositol, el ácido fólico, la melatonina y la vitamina D, convierte a Seidivid en un aliado frente a los oxidantes celulares. Estos interfieren en la apropiada actividad de las reacciones biológicas. Por otro lado, el ácido fólico interviene tanto en la formación de ADN como en la división celular y procura el crecimiento de los tejidos en el embarazo. El myo-inositol participa en el metabolismo de carbohidratos y grasas y está presente en las membranas celulares y fluidos reproductivos. La melatonina es una sustancia antioxidante producida por el organismo en la glándula pineal en concentraciones que varían en función del ciclo diurno/nocturno. La síntesis de melatonina disminuye a partir de los 30 años de edad y la vitamina D contribuye a la absorción y utilización normal del calcio y el fósforo al proceso de división celular.

Seidiferty

Por otro lado, y en cuanto a ayudar a solventar los problemas de fertilidad que pueden tener su origen en el hombre, figura el complemento alimenticio Seidiferty, que destaca por mejorar la morfología, concentración y movilidad de los espermatozoides en hombres. Por tanto, optimiza la calidad del esperma, aumentado de esta manera las posibilidades de conseguir el embarazo de forma natural.

Pero ¿cómo funciona este suplemento alimenticio? Seidiferty funciona disminuyendo el estrés oxidativo, manteniendo la integridad de la membrana celular y reduciendo la fragmentación del DNA.

Seidiferty

Está compuesto por DHA, un ácido graso esencial poliinsaturado, Omega3 de alta calidad, que se obtiene de pescados azules de aguas frías; Coenzima Q10, un componente natural presente en las células del organismo, que actúa como cofactor ayudando en la obtención de energía; Selenio, un oligoelemento que contribuye a la espermatogénesis normal y a la protección de las células frente al daño oxidativo, y Zinc, también un oligoelemento, que en su caso contribuye a la fertilidad y reproducción normal, también a la protección de las células frente al daño oxidativo y al mantenimiento de los niveles normales de testosterona.

Estos son dos de los complementos alimenticios que, debido a sus componentes, ayudan a aumentar las posibilidades de gestación en las parejas que desean quedarse embarazadas.

Por último, desde El Boticario en Casa, os recordamos que los complementos alimenticios no han de utilizarse como sustitutos de una dieta variada y equilibrada y un modo de vida sano. Y, por supuesto, no se debe superar la dosis diaria expresamente recomendada.

 

El magnesio es un mineral fundamental para una vida sana

El magnesio, un mineral vital para nuestro organismo

¿Qué tiene el magnesio para haberse convertido en poco tiempo en un imprescindible en muchos hogares? ¿Por qué tanta gente consume diariamente este mineral ya sea solo o combinado con otros?

El estrés y una alimentación poco equilibrada, características del actual estilo de vida, han provocado que tengamos ciertas carencias nutricionales. Esto ha motivado que las personas hayan comenzado a usar suplementos alimenticios, como vitaminas, proteínas, oligoelementos o minerales, a cuyo grupo pertenece el magnesio, vital para nuestro organismo, ya que se encuentra en las células nerviosas, sangre, músculos, huesos, etcétera.

Sobre este asunto, Gemma Martínez, nutricionista de Aquilea, asegura que “el 80% de la población presenta carencias de este mineral», y achaca el déficit de magnesio que sufrimos en la actualidad al “moderno sistema de abonado químico de los cultivos, que ha extraído del suelo algunos elementos básicos como el magnesio».

El magnesio es un mineral actualmente imprescindible en muchos hogares

El 80% de la población tiene carencias de magnesio.

Esta reflexión coincide con la realizada por la impulsora de este suplemento alimenticio en España, Ana María Lajusticia, que en una entrevista aseguraba que la actual carencia de magnesio se debe a la falta de abono en los suelos: “Estamos abonando con nitrógeno, fósforo y potasio desde los años 50 y los suelos, dependiendo del cultivo, extraen cerca de 20 kilos de magnesio por hectárea y año, y no se restituyen.” Para añadir: “Mi abuela comía un plato de lentejas, un bistec con patatas fritas y una naranja. Y yo como la misma cantidad y estoy tomando algo menos de la mitad del magnesio que ella”.

Esta empresaria nonagenaria, con una salud de hierro y cuyos productos se venden en todo el mundo, desgrana en otra entrevista el papel del magnesio en nuestro cuerpo: “Interviene en todo, para que te hagas una idea, influye en 320 reacciones químicas. Por ejemplo, el trabajo mental, la formación de neurotransmisores, en la formación de tejidos cerebrales o neuromoduladores, en el restablecimiento del potencial de membrana de las neuronas, en la síntesis de proteínas, en la estabilidad de los ribosomas… Son muchas, pero, en resumen, la relajación muscular, por lo tanto, en el trabajo del corazón; en la síntesis de proteínas y en el trabajo mental”.

¿Pero, en qué alimentos encontramos el tan anhelado magnesio?

Para una vida saludable es fundamental saber qué alimentos contienen este nutriente con el objeto de que formen parte de nuestra alimentación, sobre todo en momentos en que tenemos más cansancio, fatiga o estrés psicológico.

En principio, este mineral se presenta en forma de cloruro de magnesio y aparece en pequeñas cantidades en la gran mayoría de los alimentos, aunque en algunos sí que está en una cantidad sobresaliente para nuestras necesidades.

De esta manera, se encuentra en mayores porciones en las verduras de hoja verde oscuro, cacao, frutas como los albaricoques y aguacates, frutos secos (nueces, anacardos, almendras), soja, legumbres, cereales y muchas más.

La alimentación sana es clave para evitar la carencia de magnesio

El magnesio se encuentra en muchos alimentos.

En su blog, Aquilea explica que, aunque “los expertos afirman que, siguiendo una alimentación variada y equilibrada, rica en vegetales y frutos secos, obtendríamos las cantidades necesarias de magnesio, lo cierto es que parece ser que un elevado porcentaje de la población no consume la cantidad diaria recomendada, que se sitúa entre 310 mg (mujeres adultas) y 420 mg (hombres adultos)”.

Por este motivo, “siguiendo los consejos de los profesionales de la salud y la nutrición, muchas personas toman complementos a base de magnesio”, concluye Aquilea.

Especialmente recomendable es tomar este suplemento, si estás en un gran momento de desgaste físico o emocional, sufres osteoporosis o estás entrenando intensamente.

Consumo del magnesio en mayores de 50 años

Por otro lado, la firma de suplementos alimenticios Meritene aconseja el consumo de magnesio para las personas mayores de 50 años. “Con la edad, especialmente entre los 50 y los 70 años, la cantidad de músculo disminuye, así como nuestra capacidad de sintetizar nuevas proteínas para el músculo”. Esto influye en una disminución de nuestra vitalidad habitual. Y ahí es donde aparece el magnesio, “un mineral necesario para la construcción de las proteínas en el interior de las células y por ello, uno de los beneficios del magnesio es contribuir al mantenimiento de la musculatura”, apunta.

Asegúrate de consumir cada día alimentos ricos en magnesio

Se aconseja el consumo de magnesio en mayores de 50 años.

Además, destaca Meritene “este mineral también actúa en el metabolismo energético, contribuyendo a liberar la energía que tenemos almacenada, o que se encuentra en los alimentos que comemos. De hecho, el beneficio del magnesio más importante para la salud tiene relación con el mantenimiento de la vitalidad y la reducción del cansancio y la fatiga”.

Por último, una curiosidad que nos cuenta Aquilea: cuando practicas deporte, al sudar, pierdes magnesio. Debes tenerlo en cuenta, ya que una carencia de este mineral puede manifestarse con fatiga, debilidad muscular y calambres, por eso su ingesta es especialmente importante entre quienes hacen ejercicio de forma regular.

Asegúrate de consumir cada día alimentos ricos en magnesio y si crees que tienes falta de magnesio, consulta con profesionales de la salud y la nutrición. No olvides que El Boticario en Casa te ofrece la más amplia gama de productos ricos en magnesio. ¡Visítanos!

La pasta es indispensable en una dieta sana y equilibrada

La pasta, esencial en nuestra mesa

¿Qué mejor día que hoy para organizar una cena con amigos en torno a un buen plato de espaguetis o macarrones? Y es que se celebra el día mundial de la pasta, una efemérides creada en el año 1995 en la ciudad de Roma y escogida por los fabricantes de diversos países en el primer congreso mundial de este exquisito alimento.

¿Sabes que existen más de 300 variedades de pasta? Pues imagínate las infinitas formas de prepararlas: en ensalada, un primer plato con verdura, un plato único con o sin salsa, rellenas, simples… ¡Qué rico! Este delicioso alimento es un indispensable en toda despensa, un plato de lo más recurrente, versátil y fácil de cocinar. Y lo mejor: con él siempre aciertas, ya que gusta a prácticamente todo el mundo.

Con estas características, no es extraño que la pasta se haya convertido en uno de los alimentos más consumidos en el planeta. En muy poco tiempo, pasó de ser un ingrediente principal de la cocina mediterránea, especialmente la italiana, a estar presente en cualquier cocina del mundo.

La pasta es uno de los alimentos más populares del mundo, que no deben faltar en una dieta sana

La pasta es un elemento esencial en una dieta equilibrada

A esto se añade que, consumida con moderación, es perfecta para una dieta equilibrada. Y es que sus grandes valores nutritivos convierten a la pasta en un alimento muy saludable para nuestro organismo.  ¿Repasamos algunos beneficios que se le atribuyen?

Vamos a ello:

  • Ayuda a regular los niveles de azúcar en la sangre.
  • Baja los niveles de colesterol.
  • Su consumo es ideal para personas hipertensas.
  • En cantidades razonables, ayuda a mantener el peso corporal.

Sin embargo, si quieres tomarla aún más sana, puedes optar por la pasta integral, que ya se puede adquirir en la gran mayoría de los supermercados. Y para aquellos que están a dieta, pueden prepararla en ensaladas o cocinada sin salsas. Con hierbas aromáticas, especies (albahaca, orégano, pimienta, etcétera) y un poco de aceite está exquisita o bien, con un simple ajo rehogado.

No hay que olvidar que en cualquier dieta equilibrada se aconseja una ración de pasta un día a la semana.  Especialmente recomendable es para deportistas, ya que comer este popular alimento antes y después de entrenar ayuda a reponer rápidamente la energía en nuestro cuerpo.

Y, por último, un par de curiosidades y una buena idea:

  1. Cocinar la pasta al dente no solo se hace para que tenga un mejor sabor, sino también porque ayuda a que se tenga una mejor digestión.
  2. Sus diferentes tamaños tienen su explicación: las de formas llamativas son perfectas para ensaladas, las pequeñas son ideales para las sopas, las grandes para rellenarlas y las alargadas para salsas.

Idea: A la hora de comerla: calienta previamente los platos, ya que la pasta se enfría muy rápidamente.

Feliz Día Mundial de la Pasta ¡A disfrutar!

Una dieta equilibrada ha de ser variada

Día mundial de la alimentación, apuesta por una dieta saludable

Hoy se celebra el Día Mundial de la Alimentación y en esta ocasión la OMS opta por solicitar que las dietas saludables y sostenibles sean asequibles y accesibles a todo el mundo. Y es que está claro: en pocos años hemos pasado de esos ricos platos elaborados con productos de temporada a dietas hipercalóricas, restaurantes de comida rápida y platos precocinados.

Estas dietas, unidas al estilo de vida sedentario, han provocado un incremento considerable de la obesidad, una de las grandes lacras de este siglo.

Acabar con ello depende de ti ¿Te apuntas a una dieta saludable? Todo son ventajas: Una alimentación sana previene numerosas enfermedades y afecciones que, en la mayoría de las ocasiones, son consecuencia del consumo de alimentos insalubres y otros hábitos como fumar o consumir alcohol.

El Boticario en Casa os quiere ayudar y os recuerda una lista de alimentos sanísimos que no deben faltar en esa dieta y que todos tenemos muy a mano.

Verduras de hojas verdes

Las verduras verdes, además de su alto contenido en clorofila, son Inigualable fuente de nutrientes para nuestra salud, aportan vitaminas, calcio, ácido fólico, hierro y proteínas. ¡El no va más!

Además, destacan por ser muy fáciles de introducir en nuestra dieta. Por ejemplo, las espinacas, famosas por ser rica en hierro, vitaminas A, K y ácido fólico la puedes consumir cocida o revuelta con huevos. Igual ocurre con la rúcula, con un alto contenido en vitamina A, C y calcio, e ideal para sándwiches, pastas y ensaladas. Y como no, la recurrente lechuga, fuente también de vitamina A, C, K y ácido fólico y presente en numerosas ensaladas y sándwiches. En este listado, no debe faltar el brócoli, considerado un superalimento, es rico en fibra, calcio, potasio, ácido fólico y fitonutrientes y puedes comerlo de un sinfín de maneras.

Zanahoria

Conocida por ayudarnos a ponernos morenos y cuidar la visión, la zanahoria disfruta de otras bondades, como que ayuda a retrasar el envejecimiento, sus efectos diuréticos o bien sus beneficios en dientes y encías. Y es que es saludable 100%:  dispone de un alto contenido de agua (88%), fibra, minerales y vitaminas A y B. Además de puede consumir de muy diversas formas:  curda, asada, a la plancha, en cremas y ¿cómo no? En zumos y batidos.

Sardinas

Jugosas y sabrosas, la sardina es la reina del pescado azul. Es rica en ácidos grasos omega-3, esenciales para el organismo y altamente beneficiosos para cuidar nuestro corazón. Según la Fundación Española de Nutrición, una ración de sardinas “casi cubre el 100% de los objetivos nutricionales recomendados para la ingesta diaria de la población”. Sin duda, un superalimento. ¿El mejor momento para tomarlas y de qué manera? Pues entre julio y noviembre y admite mil recetas: a la plancha, a la parrilla, en escabeche, fritas, en papillote, en conserva, etc.

Las fresas es uno de los alimentos que no debe faltar en una dieta equilibrada

Las fresas contienen vitaminas esenciales para una vida sana.

Frutas

¿Qué sería de una dieta saludable sin la fruta? Y es que son fuente de las vitaminas que necesitamos para nuestra vida diaria. Todas son beneficiosas, aunque aquí a modo de ejemplo traemos dos:

La manzana, con alto contenido en fibra, minerales, vitaminas y antioxidantes, aporta muy pocas calorías y es perfecta para cuidar nuestra dentadura y mantenernos hidratados, debido a que un 80 % de su contenido es agua.

Muy popular y de un sabor deliciosos, la fresa tiene, al igual que las manzanas, un alto contenido de agua, además de reconocidas propiedades nutricionales, ya que se trata de una fruta muy rica en antioxidantes, fibra y minerales, que aporta flavonoides y vitaminas C, B2, y B3, ácido fólico y bajo contenido en azúcares y calorías. Es el postre preferido de muchos, pero también nos encanta en ensaladas o guarniciones.

Nueces

Considerado el fruto seco más saludable debido a su equilibrada composición de grasas. Las nueces también aportan proteínas, vitamina E, vitaminas B, y minerales y oligoelementos como fósforo, magnesio, manganeso, cobre, cinc y hierro. Un alimento completísimo, muy beneficiosos para el corazón, a la vez que versátil en la cocina: se pueden incluir tanto en ensaladas como en platos muy diversos y salsas.

Cereales y legumbres

ES hora de destacar el papel protagonistas que estos productos han tenido a lo largo de la historia, ¿Quién no recuerda esos platos de cuchara humeantes? Aportan energía, al mismo tiempo, que son bajos en grasas y tienen numerosos beneficios nutricionales,

Esta es una selección de los superalimentos que debemos tener en una dieta sana. Sin olvidar, otros tan importantes como las carnes no grasas, aguacates, yogures, naranjas, ajos, coliflor, limones y un largo etcétera, todos incluidos en nuestra apreciada dieta mediterránea, tan alabada en todo el mundo. Mención a aparte merece la joya de la gastronomía española, nuestro producto estrella: el aceite de oliva, indispensable en una dieta saludable.

Y por último, os recordamos: a una alimentación sana, variada y equilibrada ha de acompañarle hábitos saludables, como hacer ejercicio, evitar el estrés y descansar los suficiente.

¡Apuesta por una alimentación saludable, apuesta por la salud!

Dieta depurativa para después del verano

Se acaba el verano y es frecuente que hayamos cogido unos kilos de más al haber cambiado nuestras costumbres: bebemos más refrescos y cervezas, picoteamos, nos damos más caprichos… en fin, es hora de poner las cosas en su sitio y volver a los buenos hábitos.

Si solo hemos cogido un par de kilos, con muy pocos ajustes volveremos a nuestro peso.

Para ayudarnos en nuestro objetivo son recomendables las dietas depurativas que nos ayudarán a:

  • Eliminar toxinas
  • reducir la hinchazón por el líquido acumulado
  • devolver a nuestra piel luminosidad

¿Que pasos debemos seguir?

  1. Beber agua: 1 vaso antes de las comidas y otro durante. Además de ayudarnos a eliminar líquidos por la diuresis también tiene efecto saciante.
  2. Toma té verde, te ayudará a liminar líquidos
  3. Disminuye la cantidad de grasa y aumenta la de fibra
  4. Reduce la cantidad de sal en las comidas
  5. Fija y mantén los horarios de cominas
  6. Elimina el picote y toma un tentempié (preferiblemente fruta, como la piña) a media mañana y a media tarde.
  7. Haz un desayuno fuerte
  8. La cena debe ser la comida más ligera del día
  9. Procura que los métodos de cocción sean siempre a la plancha, hervidos o al horno
  10. Reduce la cantidad de aceite en la cocción y en las ensaladas, lo ideal serían dos cucharadas al día.

Pero si eres de los que te gustan seguir dietas guiadas, te dejamos la dieta depurativa que nos recomienda la doctora la Dra. Teresa Valero, del Centro de Medicina Estética que lleva su nombre en Alcalá de Henares. Pero recuerda que esta dieta es solo para seguirla unos días, no la debes prolongar en el tiempo, máximo síguela durante 5 días.

DIETA DEPURATIVA ( máximo cinco días)

DESAYUNO:

Café o té con leche desnatada

Tres rodajas de piña

COMIDA:

Caldo de verduras o ensalada natural aliñada con ½ cucharada de aceite de oliva.: (Lechuga, tomate, cebolla.)

Carne 150 g o Pescado 200 g

Postre: Infusión depurativa (Té verde, tila y menta-poleo)

MERIENDA:

1 yogur desnatado

Infusión depurativa ( Té verde, tila y menta poleo)

CENA:

Seis rodajas de piña

Postre: Infusión depurativa ( Té verde, tila y menta poleo)

 

Si tienes que perder más de 2 kg será mejor que consultes con un especialista para que te aconseje y recomiende una dieta que puedas mantener en el tiempo.

¿Te animas? Cuéntanos que tal te ha ido.

Buenos hábitos para después del verano

Septiembre es el mes de las segundas oportunidades y aún estamos a tiempo de conseguir tanto los propósitos que nos fijamos a principios de año como de recuperarnos de los excesos del verano: terrazas, chiringuitos, vacaciones…

Seguramente nuestro cuerpo ya nos pedía volver a las rutinas saludables y dejar atrás los excesos.

Estas son nuestras propuestas para que lo consigas:

  1. Vuelve a las 5 comidas al día: en vacaciones solemos pasar muchas horas fuera de casa y nos saltamos los tentempiés, recuperalos y llegarás con menos hambre a las comidas principales.
  2. Come más sano incorporando más fruta, verduras y hortalizas. Controla los hidratos de carbono.
  3. Reduce al máximo la grasa en tu dieta: atrás quedaron fritos, empanados, salsas, helados cremosos, etc. Solo el 30% de nuestra dieta pueden ser grasas.
  4. Que no falte la fibra en tu dieta, en verano se nos suele quedar olvidada. Vuelve a los alimentos integrales.
  5. Reduce los caprichos: no se trata de que los quites todos, pero al ve reduciéndolos, incluso así los disfrutarás más.
  6. Bebe más agua: recuerda el objetivo de 2 l. al día.
  7. Mantén una buena higiene del sueño: dormir 7 u 8 horas es fundamental para rendir en el trabajo, en los estudios y en la vida ordinaria, incluso mejorará tu estado de animo al encontrarte menos con menos cansancio.
  8. Repara los excesos de sol en la piel y el cabello: los extras de hidratación son fundamentales en esta época.
  9. Incorpórate progresivamente al ejercicio diario. No pretendas empezar con el mismo nivel ni exigencia que cuando lo dejaste antes de las vacaciones, aunque el cuerpo sano se recupera rápidamente debes incorporarte a la rutina poco a poco.
  10. Hazte de un buen planificador, tu eliges en papel u online, pero anota tus tareas, programa la semana y luego disfruta marcando todo lo que has conseguido. Te servirá tanto para que no se quede nada en el tintero como para subirte la moral.
  11. Sé consciente de tu disponibilidad y fíjate objetivos alcanzables, si no te gusta el gimnasio o no hay ningún deporte que te entusiasme puedes andar todos los días una hora, bájate una parada antes del autobús, sube y baja por las escaleras… son muchas las opciones pero haz al menos una de ellas al día.
  12. Fijar tus objetivos con familia y amigos te puede ayudar a hacerlo mas divertido y alcanzable, os apoyareis los unos a los otros.

Recuerda fijarte un plazo para cada objetivo y haz el seguimiento de como lo consigues ¡te sentirás fenomenal!

Qué comer a qué hora para no engordar

Para estar en nuestro peso sin engordar y además saludable, que es lo más importante, no solo tenemos que tener en cuenta qué alimentos ingerimos si no también a que hora tomamos cada uno de estos alimentos.

Como sabemos para tener una alimentación equilibrada debemos comer de todo un poco, no solo verduras y fruta si no también proteínas, hidratos de carbono y grasas. Sin embargo es fundamental elegir una buena distribución de estos alimentos durante el día para que no nos den un susto y nos hagan engordar y tirar todos nuestros esfuerzos por llevar una dieta equilibrada.

Sabemos que la cultura popular es muy sabia y ya nos aconseja como distribuir la comida con esta sentencia:

«desayuna como un rey, almuerza como un príncipe y cena como un mendigo»

Así un plato de pasta al medio día nos ayuda a recuperar el glucogeno gastado (siempre y cuando hayamos hecho ejercicio) sin embargo si lo tomamos en la cena cuando ya no vamos a realizar ningún ejercicio solo nos servirá para acumular ese exceso en forma de grasa.

Además hacer una mala distribrución de los alimentos que tomamos puede alterar nuestra actividad y provocar trastornos en el sueño, obesidad, depresiones e incluso diabetes, así que hay que prestar mucha atención a la correcta distribución y combinación de los alimentos.

De esta forma vemos que lo más correcto sería:

DESAYUNO

Debemos realizar el aporte energético que necesita nuestro organismo para funcionar. Según indica la Fundación Española de la Nutrición en el «Libro Blanco de la nutrición en España» lo mejor sería tomar hidratos de carbono integrales porque aumentan en la dieta la concentración de fibra insoluble, contienen hidratos de absorción lenta, reducen la ingesta y se relacionan con menor riesgo de padecer estreñimiento, diabetes de tipo 2 o cáncer de colon.

MEDIA MAÑANA

Es aconsejable picar algo a media mañana que reponga energía y mantenga los niveles de azúcar tanto para seguir con nuestra actividad como para no llegar al almuerzo con demasiada hambre. Lo mejor sería incluir proteínas e hidratos de carbono como lácteos, frutas y unas lonchas de fiambre de pavo o de jamón de york.

ALMUERZO

Es la segunda comida base de nuestra alimentación y debe incluir todos los ingredientes necesarios en su justa medida…

MERIENDA

Esta es la comida que especialmente en la edad adulta suele quedarse a trás y olvidarse nos sirve para evitar los atracones en la cena. En este momento deberiamos mexclar dos grupos de alimentos: lacteos y fruta o hidratos de carbono y proteinas. Por ejemplo un sandwich de verduras con jamon york o queso, o un yogurt con fruta, o leche con cereales, en fin lo que más nos apetezca.

CENA

A partir de las 18:00 nuestro cuerpo comienza a recuperarse de todo el gasto energético del día y la mejor forma de contribuir a su buen funcionamiento es aportarle proteinas y grasas. Así una carne magra, como pavo o pollo, un pescado azul o alguna fruta rica en grasa, como el mango o el aguacate son unas opciones estupendas para nuestra ultima comida del día.

Eso si, no te olvides de las cantidades porque no todo vale.. y para no olvidarlo te recomendamos que leas nuesrtro articulo ¿Qué cantidad de alimentos debemos comer?

Suplementos alimenticios | El Boticario en casa

Suplementos nutricionales

Los suplementos nutricionales son un producto alimentario que se toma por vía oral y que tiene la finalidad de complementar la dieta habitual. Todos son regulados por ley y deben estar etiquetados correctamente según la normativa vigente. Además, no deben sustituir una dieta equilibrada. Como indican, son suplementos.

suplementos-nutricionales

Hay que tener presente que los nutrientes que tradicionalmente adquiríamos a través de los alimentos (frutas, verduras, carnes, pescados, legumbres, …) debido a los actuales sistemas de explotación extensiva, el agotamiento de los suelos, los aditivos,  los contaminantes, los tóxicos  y medicamentos incorporados, etc  cada vez son más deficientes,  e incluso puede que en algunos casos se hayan llegado a perder

También puede ocurrir que nuestro organismo no sea capaz de absorberlos por diferentes circunstancias.

Los suplementos nutricionales suelen consistir en un concentrado de nutrientes, habitualmente vitaminas y minerales, u otras sustancias con efectos fisiológicos (extractos de plantas, aminoácidos, enzimas, etc.). Se comercializan en diversas dosis y se presenta en diferentes formatos.

Se administra para corregir la deficiencia nutricional de los individuos que de una u otra forma se alimentan de manera insuficiente según sus necesidades energéticas y plásticas.

Un suplemento debe actuar básicamente a tres niveles:

  1. Prevenir y corregir la falta de algún nutriente.
  2. Ayudar a alcanzar los niveles óptimos y adecuados de ciertos nutrientes que, a pesar de hacer una dieta equilibrada, por las razones que sea, no logramos suministrar al cuerpo en la cantidad que necesita.
  3. Ayudar en el proveimiento celular de sustancias que, a priori, las células no requieren, pero que les suministramos para alterar su comportamiento y obtener, así, un rendimiento mejor.

Pongamos el caso de una persona que sigue una dieta rica y que, por lo tanto, come habitualmente pescado azul (fuente principal de ácidos grasos omega-3), verduras de hoja verde (fuente principal de minerales), frutas y verduras rojas, naranjas y lilas (fuente de antioxidantes) y frutos secos y fruta desecada (fuente de omega-3 y omega-6, de vitamina E, vitaminas del grupo B, minerales y oligoelementos). Supuestamente, esta persona come de forma bastante equilibrada, pero hay varios factores que pueden alterar este equilibrio, como el ritmo de vida intenso, el deporte, el estrés, el tabaco o la polución, por citar solo algunos ejemplos. Por este motivo, en los últimos años, ha habido mucho interés en hallar suplementos naturales que protejan al cuerpo de los déficits originados por factores externos.

Aportando los suplementos adecuados completamos los nutrientes de los alimentos para facilitar al cuerpo la mejor actividad de sus funciones vitales.

Por otra parte, es necesario saber que los medicamentos en cambio producen efectos fisiológicos y químicos, que estimularán, inhibirán o suplirán funciones, en muchas de las ocasiones predominando sobre la respuesta natural del cuerpo.

Por eso es muy importante recordar que los suplementos dietéticos no son medicamentos. En cualquier caso los suplementos siempre han de ser un complemento de apoyo a una dieta correcta y equilibrada, que han de estar ajustados a las necesidades específicas de cada individuo y han de compensar bien los déficits derivados por diferentes causas o bien aportar un mayor potencial en las situaciones especiales que así lo requieran.

El Boticario en Casa te ofrece una promoción especial que sólo dura 15 días para que puedas beneficiarte de todas las ventajas de los suplementos nutricionales que aporta la Linea de Meritene:

promocion-meritene

¡No dejes escapar esta promoción!

Comer compulsivamente | El Boticario en casa

Atracones: evita comer compulsivamente

El gran problema de muchas personas es que elijen lo que comen basados en como se sienten emocionalmente, no porque realmente coman lo que sus cuerpos necesitan. No hay que dejar que las ansiedades, tristezas, depresiones e incluso alegrías controlen tu alimentación. Disfruta lo que comes sin perder el control.

Si en esos momentos de estrés y ansiedad lo único que puede calmar tu angustia es un gran pedazo de chocolate, un trozo de pastel o una bola de helado, eres parte de los millones de comedores emocionales que existen en el mundo.

Está demostrado que ciertos alimentos reducen la actividad en partes del cerebro relacionadas con el sentimiento de aflicción, a través de un mecanismo no identificado, indicando que existe una clara relación entre el estómago y el cerebro. Es decir, estos alimentos nos ayudarían a sentirnos “menos tristes”.

Cuando estamos tristes e incluso estresados sentimos ganas de comer, no necesariamente hambre: el apetito a diferencia del hambre, no surge como una necesidad a cubrir sino como una remembranza de emociones y sensaciones que evoca nuestra memoria gustativa. En ese momento algo dulce nos da una sensación de placer indescriptible, así que caemos en el círculo vicioso de comer “dulces” o cualquier carbohidrato simple cuando estamos tristes o cuando estamos ansiosos.

Lamentablemente esta “alegría” es momentánea, pues al poco tiempo te sientes decaído y hasta culpable, por la cantidad de alimentos que ingeriste. Los atracones de comida constituyen una herramienta de afrontamiento de las emociones desagradables para algunas personas. Por eso no es inusual que después de una jornada particularmente difícil recurramos a un helado tamaño XL o a un paquete de patatas fritas. La descarga de azúcar y grasas que nos brindan estos alimentos estimula la producción de serotonina, considerada como la hormona de la felicidad. Sin embargo, al cabo de un rato nuestros niveles de glucosa caen en picado, comenzamos a sentir hambre y la sensación placentera desaparece para dejarle paso a la frustración, la ansiedad o la depresión. Entonces nos vemos tentados a recurrir a la comida nuevamente y, lo que podía haber sido una recompensa puntual, se convierte en un comportamiento habitual: caemos en los atracones de comida. Los atracones de comida son episodios en los cuales se come de manera descontrolada mucho más de lo que realmente se necesita para saciar el hambre. De hecho, en algunos episodios se puede llegar a ingerir más de 5.000 calorías.

comida basura

A diferencia de la bulimia, las personas que presentan un trastorno por atracón no suelen provocarse el vómito ni recurren a laxantes por lo que a menudo ganan mucho peso, llegando a padecer obesidad.

Las manifestaciones del trastorno por atracón pueden dividirse en:

Síntomas conductuales:

  • Consumo de grandes cantidades de alimentos en muy poco tiempo, mucho más que lo que podría ingerir una persona promedio
  • Recurrir a los alimentos aunque no se tiene la sensación de hambre
  • Durante los episodios de atracón se come mucho más rápido de lo habitual.
  • Problemas del control de los impulsos
  • Incapacidad para controlar el impulso de consumir alimentos
  • Sensación de pérdida de control durante los episodios de atracón: la persona siente que no puede detenerse
  • La ingesta solo termina cuando la persona se siente mal físicamente, ya sea debido a la indigestión o las náuseas

Síntomas emocionales

  • Sensación de disgusto, fracaso y/o vergüenza después de cada episodio.
  • La persona se irrita con facilidad y a menudo está deprimida.
  • Estres que se mantiene durante largo periodo de tiempo.

Este comportamiento provoca a menudo daños en la autoestima e incluso se puede llegar a tener ideas suicidas o comportamientos autolesivos.

Además, la calidad de los alimentos que se ingieren durante estos episodios también deja mucho que desear, pues normalmente no se trata de apuestas sanas sino de comida basura. Esto aumenta las probabilidades de sufrir diabetes, hipertensión y problemas gastrointestinales.

Los atracones de comida se han asociado con la adicción, ya que se ha apreciado que muchas personas apuestan por alimentos ricos en azúcar, sal y grasas, ingredientes que actúan en nuestro cerebro como lo haría el alcohol o el tabaco. De hecho, cuando la persona come desmedidamente, cae en un círculo vicioso parecido al de la adicción: al comer se siente eufórico pero después se siente mal y se ve obligado a volver a comer para paliar esta sensación desagradable.

También se ha podido apreciar que los atracones de comida guardan una estrecha relación con las dietas restrictivas. No es inusual que una persona comience a comer compulsivamente después de haber seguido un régimen dietético demasiado estricto. Se piensa que cuando el cuerpo se somete a largos periodos de inanición, reacciona poniendo en marcha un nuevo patrón que le lleva a comer descontroladamente en cortos periodos de tiempo, con el objetivo de adquirir las reservas de energía que necesita. Por eso es usual que las personas se queden atrapadas en un ciclo de dietas estrictas y episodios de atracones.

Llegados a esta situación, ¿qué podemos hacer para evitar el comer desmedidamente? A continuación citamos algunas recomendaciones para evitar los atracones de comida:

  • Comprende la naturaleza del problema. Los atracones de comida esconden un problema en el plano emocional. Considera que la comida no solo tiene un valor nutricional sino también cultural y que algunas de tus creencias sobre los alimentos pueden provocar los atracones de comida.
  • Deja a un lado el perfeccionismo. Muchas personas suelen buscar en los alimentos la satisfacción que no han hallado a lo largo de su jornada, sobre todo cuando las cosas les han salido mal porque han puesto el listón demasiado alto.
  • Come a lo largo del día. A menudo los atracones son el resultado de haber pasado hambre durante el día. Por tanto, es importante que sigas una dieta saludable a lo largo de la jornada. Lo ideal es que comas siempre a la misma hora y no dejes pasar más de 4 horas entre una comida y otra.
  • Cuando aparezca la tentación, haz algo. Cuando tengas ganas de comer, implícate en alguna actividad que te resulte placentera y que te demande cierto grado de concentración. Así desviarás tu atención de la comida.
  • Espera. Cuando sientas necesidad de comer, espera. Ponte una meta, como por ejemplo, comer después de 15 minutos. Poco a poco, ve aumentando el lapso de tiempo entre el momento en que aparece la compulsión y tu acción para satisfacerla.
  • Compra alimentos sanos. No tengas a mano los alimentos que más te tientan. Cuando vayas a comprar, haz una lista de los alimentos saludables que necesitas y cíñete a ella.
  • Apuesta por vegetales crudos. El acto de masticar te ayudará a aliviar el estrés sin tener que consumir muchas calorías.
  • Aprende a descifrar las señales corporales. Concéntrate en las señales físicas que envía tu cuerpo, come con calma para que puedas disfrutar de cada bocado y notes cuando comienza la sensación de saciedad, que normalmente tarda unos 20 minutos en llegar al cerebro.

Como acabamos de decir, dentro de las posibles medidas que pueden ayudarnos para no comer descontroladamente es sin lugar a dudas evitar los ataques de hambre.

Algunas ideas para evitar esta peligrosa situación son las siguientes:

carbohidratos-complejos

  • Realizar un buen desayuno: desayuna con carbohidratos complejos y proteína pobres en grasa, y nunca te lo saltes ya que de hacerlo estarás toda la mañana con hambre y así contribuirás con el deseo de comer en exceso cuando decidas hacerlo.
  • Planifica tus comidas: de esta manera podrás tener a tu alcance alimentos saludables, que no boicoteen tu intención de terminar con los ataques de hambre.
  • Programar por anticipado una comida no habitual: si se va a realizar una comida más calórica de lo habitual, no consumirla en la noche, ya que el metabolismo basal disminuye, produciendo una baja del gasto energético. Además esta comida podría ser almacenada en forma de grasa en nuestro organismo.
  • Tener buenos hábitos: comer en un lugar tranquilo, sentado, sin distracción (TV, teléfono movil, ordenador…). Comer lento, ya que la señal de saciedad se demora aproximadamente 30 minutos en actuar a nivel cerebral
  • Bebe agua en abundancia
  • Incluye grasas en tu dieta: esto puede parecer contradictorio; sin embargo, es necesario que así sea. Solo tienes que tener en cuenta escoger grasas saludables como el aceite de oliva.
  • Lleva un diario: si llevas un registro día a día de cuáles son los instantes en que tienes más hambre o te dan los ataques de hambre, entonces podrás prever el comer antes en función de los mismos y así evitar atracones.
  • No bajar el consumo de calorías repentinamente: esto solo logrará ralentizar tu metabolismo y además tendrás más hambre, así que reduce las calorías que consumes de forma gradual.
  • Realizar entre 4 a 5 comidas diarias: de esta manera se mantienen estables los niveles de glicemia y se evitan episodios de hambre excesiva. Saltarse una de estas comidas  puede producir mucha ansiedad y hambre para la siguiente. El secreto está en que sean raciones abundantes pero de escasas calorías. Para hacerlo nada mejor que recurrir a ensaladas que incluyan brócoli y hojas verdes.
  • Evitar la monotonía: intenta variar la alimentación, probar preparaciones nuevas y atractivas tanto para el paladar como para la vista.
  • Evita alimentos dulces: si los ingieres, además de añadir alimentos poco saludables sentirás más hambre debido a su alto contenido en azúcar.
  • Come más proteínas: está demostrado que las proteinas producen mayor saciedad que los carbohidratos. Pollo, pavo, pescado o huevo genera mayor saciedad y permite llegar a la próxima comida con menos hambre.
  • Comenzar el almuerzo y  la cena con un abundante plato de verduras: incluir verduras crudas  y/o cocidas antes del plato principal nos ayuda a tener una mayor sensación de saciedad.
  • Descansar: no dormir las horas suficientes puede modificar los niveles de las hormonas encargadas de regular el hambre.
  • Antes de hacer ejercicio come hidratos de carbono complejos: lo ideal es hacerlo como máximo una hora antes de comenzar la actividad física; así cuando finalices no tendrás hambre o al menos será menos que la ansiedad que tenías habitualmente.
  • Dedicar tiempo a realizar actividad física: es fundamental elegir un ejercicio o deporte que resulte placentero, ya que se producen endorfinas que ayudan a disminuir la ansiedad.
Alimentación en verano | El Boticario en casa

Repara los excesos del verano en la dieta

Durante el verano, y especialmente en vacaciones, tendemos a relajar nuestros hábitos alimentarios, concediéndonos esos caprichos de los que tratamos de privarnos el resto del año. El buen tiempo, las vacaciones, el calorcito, las terracitas, cenas y comidas frecuentes con amigos y familiares que propician las buenas temperaturas …

Tiempo de relax, en el que decidimos relajarnos al 100%, y olvidarnos de nuestros hábitos saludables cayendo en tentaciones como consumo de azucares, harinas refinadas, empanados, rebozados, fritos, alcohol, alimentos procesados y sal, que consumidos en exceso, pueden hacer que ganemos unos kilitos sin darnos cuenta. De hecho, los expertos apuntan que en verano ganamos de media entre 2 y 3 kilos que probablemente se habrán colocado estratégicamente donde más nos molestan, básicamente en la zona abdominal, glúteos y muslos. Nos sentimos hinchados y la ropa nos queda más ajustada.

excesos verano

Durante las vacaciones ocurren tres cosas principales con la alimentación:
– Comemos más de lo que debemos
– Comemos en exceso cosas que no debemos (grasas, dulces, alcohol)
– Comemos a todas horas (picoteo, etc…)

Por otra parte, cuando estamos de vacaciones muchas veces nuestro tránsito intestinal no funciona  tan regularmente como desearíamos, además de que la ingesta de fibra muchas veces se disminuye.
Tampoco bebemos el agua necesaria.  Recordemos que es necesario tomar de 1.5-2 litros de agua al dia para que nuestro organismo funcione con normalidad. El no llevar un control en las comidas puede hacer que suframos retención de líquidos, que hace que aumentemos de volumen de manera considerable, haciéndonos sentir hinchados, pesados y molestos.

Por todo esto, recuerda que cuando volvemos a la rutina, debemos volver a adquirir el hábito de beber agua. Esto tiene una doble función, hidratación (reducirá la retención de líquidos favoreciendo la diuresis) y efecto saciante. Además si notas una importante retención de líquidos, el té verde es un perfecto aliado para mejorar este trastorno.

Si sólo hemos cogido un par de kilitos, podremos perderlos casi sin enterarnos. Además, sirve para mentalizarnos de que debemos retomar nuestros hábitos alimentarios para mantenernos una vez perdidos esos kilos. Pero si caemos en la tentación de realizar una dieta, no debemos creernos el mito de una dieta completamente a base de zumos, frutas o el ayuno durante días para eliminar estos excesos. Rotundamente no, no hay que pasar hambre.

De hecho, las dietas muy restrictivas resultan desmotivadoras y el índice de fracaso es elevado. El objetivo no es perder peso en tiempo récord, sino hacerlo bien, de una forma gradual y estable, ya que así logramos mantenerlo en el tiempo; y además evitaremos sufrir el tan conocido (y temido) ‘efecto rebote’. Lo que es necesario es que encontremos un equilibrio entre lo que ingerimos y el gasto energético que realizamos.

Una alimentación adecuada con los alimentos adecuados, un estilo de vida saludable que perdure en el tiempo, acompañados de actividad física frecuente, nos garantiza un efecto positivo en recuperarnos de los destrozos del verano

¡Volvamos a la carga a recuperar ese peso perdido, librémonos de esos kilitos de más y elijamos comida saludable!. Volvamos a realizar nuestras 5 comidas diarias (desayuno, tentempié a media mañana, comida, merienda y cena) y en su orden, y elaboremos estas comidas con los componentes básicos en una alimentación sana y equilibrada como son carbohidratos complejos, proteínas, verduras, vegetales, y grasas saludables. No olvidemos beber agua para eliminar las toxinas acumuladas durante el verano y volvamos de nuevo a las cenas ligeras y a tomar los hidratos de carbono en la primera mitad del día para luego ir reduciéndolos.

¡¡¡ NO HAY SECRETOS !!!, pero a continuación os ofrecemos unas cuantas recomendaciones:

te verde aquilea   cola-de-caballo-500x500

  1. Debemos intentar consumir alimentos frescos, naturales, NO procesados, disminuir el consumo de azucares y harinas refinadas.
  2. Retomar una buena hidratación con agua, incluir las infusiones tales como el té verde y cola de caballo que nos ayudan a eliminar toxinas por su efecto diurético, así como algunas verduras que poseen estas mismas funciones diuréticas y además son hipocalóricas y nos aportan un efecto saciante, como son los espárragos verdes y alcachofas.
    Las bebidas o zumos verdes son una excelente opción para complementar nuestra alimentación ya que tienen un aporte bajo en calorías, efecto saciante y a la vez están llenos de vitaminas y minerales, y nos permiten llegar a las comidas principales con menos hambre.
  3. De igual manera las frutas como la piña y fresas a media mañana son aliadas en esta manera de volver a nuestro peso.
  4. Aumentar el consumo de pescado blanco y bajo en grasa como la merluza y preferir las carnes blancas y bajas en grasa: pollo y pavo.
  5. Adiós a las grasas poco saludables. Sabemos que hay grasas saludables como las que encontramos en productos como el pescado azul, el aguacate, el aceite de oliva… que, tomadas en la raciones adecuadas, son beneficiosas para el organismo y que hay otras grasas menos saludables que es mejor desterrar (las presentes en alimentos precocinados, bollería industrial, etc).
  6. Es esencial realizar un desayuno fuerte y completo. Se ha demostrado que la prevalencia de sobrepeso es superior en aquellas personas que toman un desayuno escaso o lo omiten. El desayuno es la comida más importante del día, es la primera ingesta tras 8-10 horas sin ingerir alimento, y nos debe aportar la energía necesaria para que nuestro organismo funcione con el máximo rendimiento. Además, empezar el día con un desayuno equilibrado es la mejor garantía para no caer en las tentaciones. Si salimos de casa con el estómago vacío, lo más probable es que acabemos picando alimentos poco aconsejables (bollería o snacks calóricos) haciendo así malas elecciones alimentarias.
  7. La cena debe ser lla comida más ligera del día.
  8. Los métodos de cocción serán preferiblemente a la plancha o al horno, nunca fritos o rebozados.
  9. Recuerda incluir en tu cesta de la compra alimentos depurativos como la piña, el limón, la remolacha o el brócoli. Ayudan a limpiar el organismo de los excesos del verano y, además nos hacen sentir más ligeros.
  10. Planifica las comidas con antelación, ya que detenernos a pensar qué vamos a comer nos ayuda a conseguir que nuestras comidas resulten equilibradas y evita que tengamos que improvisar. Las improvisaciones nos suelen llevar a elecciones rápidas y poco aconsejables como precocinados calóricos.
  11. Sentarse en la mesa a comer es un buen hábito porque si nos sentamos a la mesa en cualquiera de las comidas del día, estaremos dedicando la atención que necesita el hecho de comer. Es importante ser conscientes de que estamos comiendo y de qué y cuanto estamos comiendo.
  12. Veinte minutos es el tiempo necesario para que nuestro estomago envíe las señales al cerebro que indican si estamos saciados o no. Si dejamos pasar unos minutos lo más probable es que se diluya el deseo de comer, que puede venir provocado por un impulso puramente por placer.
  13. Muévete. Haz, al menos, 30 minutos de ejercicio físico diariamente.
  14. Y si quieres refuerzos, implica a familiares y amigos para conseguir estos buenos habitos juntos, en grupo se hará más facil evitar las tentaciones.

¡Verás como recupera el peso resulta más fácil de lo que imaginabas!

ok