Smoothies | El Boticario en casa

Sanos y fresquitos: los smoothies

Los smoothies comenzaron a hacerse famosos en California en la década de los años 60, gracias a su comercialización como bebida saludable y refrescante, lo que hizo que fuera una alternativa perfecta a las bebidas energéticas con gran aporte de calorías y azúcares, sobre todo con el auge que hubo de todo lo relacionado con la vida sana, el deporte y los gimnasios.

Sin embargo los smoothie tienen un origen previo en la zona tropical del continente americano, ya que allí se consumen estas bebidas desde hace mucho tiempo, y además se hacían de la forma más natural, conservando asi toda la esencia de la fruta fresca.

Los smoothies o batidos de frutas se cuentan entre las bebidas más sanas y apetecibles en cualquier época del año.detoxNutritivos, llenos de sabor y perfectos para hidratarnos y para conseguir que los niños tomen verdura sin rechistar. Son una opción muy saludable y pueden formar parte de nuestra dieta, por ejemplo, reemplazando el desayuno o la merienda o como aperitivo y complemento de otras comidas. Al estar elaboradas con frutas y verduras, son un alimento muy completo y naturalmente rico en minerales, fibra y vitamina A (presente en la zanahoria y el tomate), del tipo B (contenido en la sandía y la manzana) y C (que encontramos en el kiwi, los arándanos y las fresas).

Los smoothies son fáciles y rápidos de preparar y puede utilizarse una gran variedad de ingredientes para prepararlos. Incluso se pueden completar añadiendo ingredientes como el chocolate, la miel, canela… que no son ingredientes tradicionales, y desvirtúan un poco el concepto del smoothie como bebida saludable.

Son refrescantes y nos ayudan a hidratarnos, lo que los convierte en nuestros aliados durante el verano.

En la elaboración de un smoothie hay que tener en cuenta los siguientes pasos:

Paso 1: Elegir la fruta
Elige como mínimo 2 tipos de fruta diferentes, ya sean frescas o congeladas: plátano, pera, sandía, melocotón, kiwi, piña, cerezas, mango, aguacate, frambuesas, arándanos… Las frutas estarán peladas y troceadas. Si además quieres preparar un batido más saludable, apuesta por el verde añadiendo vegetales como espinacas o rúcula.
Paso 2: Escoger una base
Añade 1 o 2 vasos de líquido, como leche, leche vegetal (de soja, arroz, almendra, avena…), zumo de frutas, café frío, té verde helado, leche de coco o agua. Debes tener en cuenta que cuanto más zumo contenga la fruta añadida anteriormente, menos líquido debes poner.

Paso 3: Añadir ingredientes para espesar
Añade otros ingredientes que aporten cremosidad al smoothie para que tenga la textura adecuada. Además, puedes escoger ingredientes que aporten nutrientes como yogur, kéfir, helado, crema de cacahuete o de almendras, semillas de chía o copos de avena.

Paso 4: Endulzar y aromatizar
Añade endulzantes, hierbas, especias o frutas para darle sabor a tu gusto. Puedes endulzarlo con azúcar, stevia, edulcorantes, miel o sirope de ágave. También puedes optar por aromatizarlo con vainilla, hojas de menta picadas, dátiles o canela. Esta última es una buena opción para endulzarlo sin añadir calorías extra.

Paso 5: Añadir propiedades nutritivas
Para terminar el smoothie, puedes añadir alguno de los conocidos como «superalimentos» con grandes propiedades nutritivas como polen de abeja, espirulina, germen de trigo, semillas de lino o cacao puro en polvo.

Una buena idea es que una vez que hayas pensado las combinaciones de smoothies que te gustaría probar, podrias preparar packs de bolsas congeladas con los ingredientes listos para preparar el smoothie y ahorrar tiempo en su elaboración.

A continuación te ofrecemos varias propuestas sencillas para preparar diferentes smoothies . Prepara la batidora y ¡recuerda servirlos bien fresquitos!

Smoothie de Fresa
Ingredientes:

– Dos vasos de leche
– Dos yogures naturales o de fresa
– 200 gramos de fresas
– Azúcar (Opcional)
– Hielo (Opcional)

Smoothie de Manzana
Ingredientes:

– Dos vasos de leche
– Dos yogures naturales
– Dos manzanas
– Canela en polvo
– Azúcar (Opcional)
– Hielo (Opcional)

Smoothie de Melocotón
Ingredientes:

– Un par de melocotones maduros
– Dos vasos de leche
– Dos yogures naturales o de melocotón
– Azúcar (Opcional)
– Hielo (Opcional)

Smoothie de Piña
Ingredientes:

– 500 gramos de piña
– Dos vasos de leche
– Dos yogures naturales o de piña
– Azúcar (Opcional)
– Hielo (Opcional)

Smoothie de Plátano
Ingredientes:

– Dos vasos de leche
– Dos yogures naturales o de plátano
– Tres plátanos
– Zumo de una naranja (Opcional)
– Azúcar (Opcional)
– Hielo (Opcional)

Smoothie de Kiwi
Ingredientes:

– Dos vasos de leche
– Dos yogures naturales
– Cuatro kiwis maduros
– Dos cucharadas de azúcar
– Un plátano (Opcional)
– Hielo (Opcional)

Smoothie de Mango
Ingredientes:

– Un mango maduro grande
– Dos vasos de leche
– Dos yogures naturales
– Azúcar (Opcional)
– Hielo (Opcional)

Smoothie de Papaya
Ingredientes:

– Una papaya mediana
– Dos yogures naturales
– Dos vasos de leche
– Azúcar
– Unas rodajas de piña (Opcional)
– Hielo (Opcional)

Smoothie de Albaricoque
Ingredientes:

– Dos vasos de leche
– Dos yogures naturales
– 10 o 12 albaricoques medianos
– Azúcar (Opcional)
– Hielo (Opcional)

Ya solo queda que elijas el que más guste el prepares el primero, para después probarlos todos y hacer tus propias recetas ¡¡¡te encantarán!!!

Un pensamiento en “Sanos y fresquitos: los smoothies

  1. Pingback: Repara los excesos del verano en la dieta - elboticarioencasa.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.