Cuidados de los dientes de leche de tus hijos

Los dientes de leche comienzan a salir a partir de los tres o cuatro meses y terminan de salir alrededor de los tres años. Estos dientes de leche comienzan a caerse a los seis años, aunque cada niño sigue su ritmo.

Se les llama dientes de leche porque tienen un color más blanco que los dientes definitivos.

Por tanto aunque no son dientes definitivos hay que cuidarlos como si lo fueran ya que además de tomar buenos hábitos desde pequeños, es importante que gocen de una buena salud bucal para un correcto desarrollo del bebé.

Los dientes de leche son incluso más frágiles que los definitivos y más sensibles a las caries ya que la dentina y el esmalte que tienen son más débiles.

Así los cuidados que debemos adoptar desde que son bebés son:

La limpieza incluso antes de que salgan los dientes 

Es importante limpiar y masajear las encías del bebé al menos una vez al día, así además de limpiar la boca conseguimos que se acostumbre y nos resultará más fácil introducir el cepillo de dientes a partir del año.

Cepillado de dientes a partir del primer año

A partir de un año hay que limpiar los dientes con los cepillos dentales infantiles, pero sin utilizar pasta de dientes ya que aun no saben escupir y suelen tragarse la pasta de dientes lo cual es perjudicial para su salud.

Siempre hay que limpiar los dientes después de la última toma de la noche.

Hilo dental a partir de los dos años

A partir de los dos años incorporamos el uso del hilo dental para limpiar las caras de los dientes. Y se puede comenzar a utilizar pasta dental especial para niños que tienen una menor cantidad de fluor o incluso no lo incluyen. Por supuesto siempre con los padres enseñándoles, supervisando y ayudándoles. Con una pequeña porción de pasta en la punta del cepillo será suficiente. Y es preferible que escupan antes de comenzar con el enjuague, para así evitar que traguen pasta dental.

Primera visita al dentista

Desgraciadamente no se suele acudir al dentista hasta que aparece un problema, pero lo ideal sería acudir a esta primera cita con nuestro hijo al aparecer los primeros dientes de leche y volver a tener una revisión cada seis meses.

Aunque los dientes de leche no son definitivos el descuidarlos puede afectar al los dientes permanentes que vienen de camino.

No olvides que los niños aprenden por imitación, así lo ideal es que se cepillen los dientes con un adulto, además de seguir un hábito necesario y saludable pasarán más tiempo contigo y será más divertido.

Higiene bucal infantil | El Boticario en casa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *