Archivo de la categoría: Mascotas

Haz que tu perro pase un buen verano

El calor puede causar grandes problemas de salud en tu perro por deshidratación, por lo que en verano debemos prestarle una atención especial a su estado de animo y procurarle unos hábitos que le mantengan fresquito pudiendo disfrutar también él de esta bonita estación. Por eso queremos dejaros unos consejos para tener bien cuidado a nuestro mejor amigo.

Partimos de que cada raza de perro tiene una resistencia diferente al calor, y se adaptan de diferente forma al verano. Sin embargo, está demostrado que los perros más propensos al golpe de calor son los cachorros y los perros mayores, además de los de pelaje muy oscuro y los que tienen el morro chato.

Tenemos que tener claro que en ocasiones los perros no regulan bien la temperatura, por lo que hay que tener especial cuidado. Un golpe de calor en ese estado, haría que consumieran todas sus reservas de azúcar y sales minerales, llegándole a provocar un colapso interno conocido como golpe de calor. (Ampliar información sobre el golpe de calor en las mascotas)

Así ante temperaturas muy elevadas y con un alto grado de humedad en el ambiente, tenemos que actuar responsablemente y seguir unas sencillas pautas:

Corte de pelo

Si nuestro perro es de pelo largo y siempre que su raza lo aconseje, debemos cortarle el pelo, pero asegúrate bien de que sea bueno para su raza consultando al veterinario, ya que el pelo también les ayuda a regular la temperatura tanto en climas fríos como calurosos.

Deshidratación  y alimentación

Conviene regular las horas de exposición del animal al sol, en verano es imprescindible que siempre cuente con un lugar fresco y a la sombra donde pueda protegerse del sol.

Además el bebedero siempre debe estar lleno de agua y asegurarnos que en nuestra ausencia no le va a faltar. Debemos intentar que sea fresca, por lo que debemos poner el bebedero en la zona de sombra. Este punto es fundamental.

En relación a las comidas, con el calor, los perros tienen menos apetito, por lo que es recomendable acostumbrarlos a comer en las horas menos calurosas del día e intentar complementar su alimentación con comida húmeda para complementar su hidratación.

¡Ojo! si nuestro perro sufre de vómitos o tiene diarrea hay que acudir inmediatamente al veterinario ya que estos síntomas le provocan una mayor deshidratación.

Paseos

Tenemos que evitar salir a pasear con tu perro en las horas de más calor y evitar tener un juegos o mucho ejercicio en las horas centrales del día. Durante el paseo debemos llevar un recipiente con agua fresca para que siempre pueda beber.

Desplazamientos en coche

Es necesario dejar la ventanilla del coche abierta durante el trayecto, pero al llegar a destino, hay que sacarlo inmediatamente del coche, ya que dejar una ventana abierta no sirve de nada, lo importante no es tanto la ventilación como la temperatura dentro del vehículo.

Perros con problemas respiratorios
Aquellas razas de perros que suelen tener problemas respiratorios como el Bulldog o el Pequinés entre otros, o problemas cardíacos, hay que prestarle especial atención.

Baños de agua fría

Uno de los mejores remedios para reducir el calor de tu perro, al igual que nos ocurre a nosotros, es disfrutar de un baño de agua, o dejar que los moje el agua de una manguera, es un remedio tan simple como antiguo pero quizás uno de los más eficaces y agradecidos del verano, con ello hacemos que baje la temperatura corporal y estaremos cuidado de su salud. Si tienes un jardín, puedes mojarlo un poco para que exista un ambiente fresco.

En cualquier caso, si vieras que tu perro no tiene ganas de moverse, que su respiración es agitada, rápida y costosa, que tiene la boca y el hocico secos o que tiene temblores y la frecuencia cardíaca acelerada, lo mejor que puedes hacer es visitar rápidamente al veterinario pues podríamos estar ante un caso de golpe de calor.

Cuidados de tus mascotas contra el calor

Nuestras mascotas también padecen el calor durante el verano y corren los mismos riesgos que nosotros de sufrir un golpe de calor. Por ello debemos tener una serie de precauciones para evitar serior problemas de salud en nuestros peludos.

Síntomas de alarma ante el calor. Síntomas de un golpe de calor:

  • Temperatura corporal de más de 42ºC, la normal está sobre los 38ºC y los 39ºC.
  • Aumento del ritmo cardíaco y respiración muy rápida y costosa.
  • Cianosis: La piel adquiere un tono azulado derivado de una falta de oxigenación de la sangre.
  • Tambaleo, temblores musculares, decaimiento considerable de sus fuerzas.
  • Pérdida corporal de azúcar y sales.
  • Petequias: Pequeñas manchas rojas de sangre en la piel.
  • Insuficiencia renal y hepática.
  • Hemorragias.
  • Edema cerebral gastrointestinal.
  • Fallo multiorgánico.
    Si observas que tu perro sufre alguno de estos síntomas puedes tratar de aplicarle los primeros auxilios, pero es preciso que lo lleves al veterinario a la mayor brevedad porque precisa atención urgente.

TRATAMIENTO

  • Hay que enfriar a la mascota de forma progresiva sin que sea bruscamente. La zona más importante a enfriar es la cabeza y el cuello, sobre todo el cuello. La sangre que va al cerebro debe de ser enfriada para prevenir un daño cerebral y para bajar la velocidad de respiración.
  • Poner a la mascota debajo de un chorro de agua y humedecerlo bien dejando correr el agua. Empezar por la cabeza y el cuello.
  • Si hay hielo a mano situar un trozo en el puente de la nariz (esto es especialmente importante para las razas de nariz corta) y en los lados del cuello.
  • Mantener el agua corriendo sobre el perro hasta que la respiración se haya calmado.
  • Se puede humedecer la boca, pero no hay que esperar que beba mucho agua en éste estado, porque puede que sea incapaz de tragar y demasiada agua puede ahogarle.
  • Cuando la mascota empieza a respirar mas tranquilamente cierra el grifo y manténlo bajo control humedeciéndole con toallas húmedas, una bajada demasiado rápida de temperatura también puede dañar el cerebro.
  • Cuando la velocidad de respiración ya es normal, dejar al perro sobre una toalla húmeda y darle un poco de agua. Toma la temperatura y manténlo fresco hasta que ésta se encuentre entre 39,5ºC y 39ºC.

MUY IMPORTANTE

  1. No envolver al perro o gato.
  2. No poner la toalla húmeda sobre el perro o gato, pues esto no permite que el calor salga. Recuerda que el calor asciende.

Tan pronto como la mascota se haya calmado llevarlo al veterinario mas cercano si no vuelve a la normalidad rápidamente. El veterinario, normalmente, administrara una dosis de corticoide de breve duración, la cual devolverá la normalidad al funcionamiento del cuerpo y ayudará a la mascota a recobrarse del estrés sufrido. La administración de electrolitos por vía intravenosa es una buena idea si la mascota ha sido afectada de forma aguda. Por vía oral si ha sido afectado de forma no tan grave. Los electrolitos reponen las sales que el cuerpo ha perdido. No se les debe dar nada concentrado, la idea es hidratar al perro devolviendo fluido a su cuerpo.

Cómo prevenir el golpe de calor en los peludos

  • Asegúrate que tu peludo disponga siempre de agua limpia y fresca.
  • Cuida de que no se exponga al sol en horas de altas temperaturas.
  • Elige las horas de menores marcas térmicas para los paseos, los juegos y el ejercicio.
  • Si el animal tiene acceso a un patio, balcón o terraza, asegúrate que cuente con espacios de sombra y un bebedero.
  • Dentro de la casa, ubicalo en sitios bien ventilados.
  • Nunca dejes a tu mascota solo en el coche. Un tema que merece una mención especial en relación al golpe de calor y los canes es el cuidado que se debe tener con los automóviles. Nunca, bajo ningún concepto, dejes solo a tu peludo dentro de un coche, aunque el vehículo esté a la sombra o las temperaturas no sean elevadas. El riesgo de que tu mascota muera en estas circunstancias es muy grande, dado que el coche en muy poco tiempo puede concentrar mucho calor y se puede transformar en una trampa mortal.

Conoce cuáles son los perros que corren más riesgos de sufrir un golpe de calor

Si bien todos los perros pueden sufrir un golpe de calor, hay algunos que tienen más predisposición, por lo que deben extremarse los cuidados. Toma nota:

  • Los braquicéfalos, los canes de morro chato como el Carlino, el Boxer o el Bulldog.
  • Los animales senior, sobre todo los que presentan problemas respiratorios.
  • Los cachorros.
  • Los peludos con sobrepeso.

Los gatos y el calor

Los gatos requieren de los mismos cuidados que los perros, a pesar de que ellos mantienen su temperatura corporal lamiendo su piel y jadeando. Las altas temperaturas pueden causarle disfunción de algún órgano, los más propensos a sufrir de estos golpes de calor son los gatitos más ancianos, los bebés, los gatos persas, los que tengan sobrepeso y las gatas en estado de gestación.