10 trucos para no engordar estas Navidades

Por si fueran pocos los excesos y las tentaciones que tenemos los días festivos de las Navidades, hay que añadir las comidas de Navidad de empresa, amigos y clubes que ya han empezado.

Son muchos los compromisos a los que no podemos faltar, pero tenemos que mantener nuestro objetivo claro y no perder todo lo que hemos conseguido con tanto esfuerzo durante todo el año en unas cuantas semanas. Para conseguirlo os dejamos 10 trucos que nos ayudarán a no engordar en Navidad:

10 trucos navidad

  1. Empieza el día con ejercicio: así aumentarás la motivación y dicen los expertos que con solo 45 minutos de ejercicio matutino conseguimos reducir nuestro interés en la comida.
  2. No piques entre horas: si es algo que siempre debemos evitar ahora mucho más. Ya se sabe sólo adelgaza lo que no se come.
  3. No te confíes y pésate con más frecuencia. Dos veces a la semana estará bien para no llevarte grandes sustos y poder poner freno.
  4. Elige tanto si eres el anfitrión como si comes fuera platos elaborados al horno, suelen ser menos calóricos.
  5. Siéntate a la mesa sin hambre. No vayas en ayunas porque esa ansiedad te hará comer más cantidad de la que necesitas.
  6. Vigila las bebidas, y no sólo el alcohol, los refrescos y zumos contienen muchísima azúcar.
  7. Elige y no pretendas comer de todo, selecciona aquello que sea menos perjudicial a tu dieta.
  8. Compensa: si vas a cenar abundantemente, procura que el resto de las comidas del día sean bajas en calorías, pero no por ello dejes de comer, recuerda que no debes sentarte con hambre a la mesa. Si por el contrario la celebración la tienes al medio día, toma en la cena alguna pieza de fruta y poco más.
  9. Como despacio, habla con el resto de comensales y no tengas prisa. Evitarás comer sin ni siquiera darte cuenta de lo que estás ingiriendo.
  10. No te lleves a casa la comida que ha sobrado. Es frecuente, sobre todo en ambientes familiares de confianza, repartir entre los asistentes la comida que no se ha gastado. No lo hagas, de lo contrario estarás siempre cayendo en la tentación.

Y recueda que lo importante no es lo que comes si no con quién te reúnes a comer y el ánimo con el que lo hacéis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *